Zion Williamson empezará la temporada en un estado de forma “fantástico”

El estado de salud de Zion Williamson ha sido uno de los grandes focos de debate de la NBA y uno de los mayores quebraderos de cabeza para los New Orleans Pelicans desde que aterrizó en la liga en 2019. Aunque ha dominado cuando ha tenido la oportunidad de jugar con cierta regularidad, el portentoso talento ha tenido muchos problemas de lesiones, las cuales le han impedido mostrar todo su potencial. Después de pasar toda la temporada 2021-22 en blanco, Zion se ha perdido un total de 141 partidos en sus tres primeros años de carrera.

Ahora, jugador, franquicia y entorno creen que han dado un paso fundamental para resolver toda la problemática que ha girado alrededor de su peso y problemas físicos. La estrella de los Pelicans ha regresado a New Orleans después de pasar los últimos dos meses en Fort Lauderdale, Florida, ejecutando un meticuloso plan diseñado junto a su entrenador de fuerza y acondicionamiento, Jasper Bibbs, de cara a prepararse para el nuevo curso. El propio Bibbs ha declarado en una entrevista para The Athletic que los resultados han sido «fenomenales».

«Está en una forma fantástica», comenzó el entrenador personal. «Se ha comprometido a trabajar día tras día. Estoy muy orgulloso de lo que ha sido capaz de lograr. Ha sido fenomenal. Estoy muy contento con su compromiso y el progreso que ha logrado, lo que le ha permitido estar en una gran posición, mental y físicamente. En última instancia, queríamos convertirlo en un atleta más resistente y muy eficiente, y permitirle rendir a un nivel muy alto mientras se mantiene saludable durante el transcurso de una temporada completa y una postemporada.»

«Este verano, se nos ocurrió un plan. Se comprometió con el plan. Queríamos que Zion no solo tuviera una gran temporada individual, sino que también queríamos centrarnos en lo que podía hacer para ayudar al equipo a ganar. Queríamos desarrollarlo para que fuera más resistente y manejara mejor las exigencias de ser un atleta muy explosivo para su tamaño.»

«Nos enfocamos en abordar la composición corporal (su peso corporal, grasa corporal, etc.) mientras mantenemos y mejoramos la flexibilidad, la fuerza y ​​​​la potencia. También nos enfocamos en mejorar su estado físico general. Cuanto más peso tenga, a más estrés somete el cuerpo. Nos enfocamos en el acondicionamiento aeróbico y anaeróbico específicos del baloncesto. Uno de los objetivos principales era hacer que Zion volviera a tener la misma capacidad atlética que tenía antes de la lesión. En el proceso, ha mejorado atléticamente. Realmente creo que es un mejor atleta ahora que antes. Una vez que lo vean en la cancha, creo que estarán de acuerdo. Ahora es mejor atleta que nunca.»

Bibbs completó cinco temporadas como miembro del personal de fuerza y acondicionamiento de los Utah Jazz, donde desarrolló una sólida relación con la entonces estrella del equipo, Donovan Mitchell. Ese vínculo fue una parte importante para que Zion lo contratara de cara a llevar su físico a un nuevo nivel, mientras terminaba por recuperarse por completo de su lesión en el pie. Ambos trabajaron en estrecha relación durante el periodo de rehabilitación de Williamson en Portland. Luego, Bibbs continuó siendo una figura importante para el jugador una vez regresó a la disciplina del equipo en marzo.

«Tiene una velocidad tremenda y la capacidad de cambiar de dirección sin sacrificar la velocidad, lo que se relaciona con un mejor control del cuerpo a través del entrenamiento y múltiples planos de movimiento. Tener un control corporal tan asombroso siendo un tipo de ese tamaño es realmente raro. Queríamos que pudiera manejar esas increíbles fuerzas que crea cuando salta, cuando corre y, en particular, durante esos movimientos de cambio de dirección. Significa que puede desacelerar, pero luego acelerar de manera que no se sacrifique la velocidad y poder ejecutarla de manera segura.

«Nadie en esta etapa de su carrera podrá mejorar su composición corporal, el control de su cuerpo y el atletismo en general sin realizar una gran cantidad de trabajo. Ha tenido un compromiso diario durante el verano, levantarse temprano para hacer ejercicio a las cinco de la mañana y regresar a las siete de la tarde. Lo hizo como un reloj. La clave fue que él se comprometiera y se diera cuenta de que el plan estaba funcionando mientras veía los resultados.»

Si todo este proceso de transformación corporal se traslada a la pista una vez arranque la temporada, los Pelicans no podrán hacer otra cosa más que mirar hacia el futuro con una gran dosis de optimismo.

(Fotografía de portada de Jonathan Bachman/Getty Images)

Leave a Comment

Your email address will not be published.