Las 7 claves para convertirse en un influencer de LinkedIn en 6 meses

En LinkedIn se está imponiendo la tendencia de ser alguien con “influencia”, sin necesidad de ponerte a hacer cosas como bailar, o compartir contenidos personales
En LinkedIn se está imponiendo la tendencia de ser alguien con “influencia”, sin necesidad de ponerte a hacer cosas como bailar, o compartir contenidos personales

LinkedIn es la red social profesional número 1 del mundo; y no sólo tiene más de 880 millones de usuarios a nivel global, sino que casi 100 millones están en América Latina, y en Argentina, casi 10 millones.

Por eso, ya sea que estés trabajando, buscando reinsertarte en el mercado o construyendo tu propio negocio, es fundamental que aprendas a tener influencia en esta red.

Frente al auge del término “influencer” para casi cualquier persona que logra muchos seguidores en Instagram, por ejemplo, en LinkedIn se está imponiendo la tendencia de ser alguien con “influencia”, sin necesidad de ponerte a hacer cosas como bailar, o compartir contenidos personales.

Más bien, ser una persona influenciadora aquí es convertirte en un punto de referencia, alguien a quien los seguidores ven con ojos especiales, y que, a través de tu contenido, tono y “sentiment” —ya explicaré de qué se trata—, logra agregar valor desde su rol profesional.

Si bien recientemente instauraron en ciertos países la función “Creators” para motorizar los contenidos de ciertas personas que más comparten, puedes tener una cuenta común y también lograr destacarte    (Gettyimages)
Si bien recientemente instauraron en ciertos países la función “Creators” para motorizar los contenidos de ciertas personas que más comparten, puedes tener una cuenta común y también lograr destacarte (Gettyimages)

No hace falta ser una celebridad empresarial mundial para alcanzar este sitial, ya que aquí su algoritmo no valora tanto la cantidad de seguidores que tengas, sino que pondera la calidad de tu contenido, el alcance y las conversaciones que generas.

Si bien recientemente instauraron en ciertos países la función “Creators” para motorizar los contenidos de ciertas personas que más comparten, puedes tener una cuenta común y también lograr destacarte.

De hecho, anualmente se distinguen a personas de distintos países como LinkedIn Top Voices, y tuve el halago de estar entre este pequeño grupo de personas que, a los ojos del equipo de editores mundiales de la empresa, somos generadores de contenido que despierta interés y promueve el debate, la opinión y conversaciones en torno a temas profesionales. Cada uno lo hará con su estilo y dentro del encuadre profesional que tenga.

Hay al menos cinco ventajas al ser alguien con influencia en LinkedIn:

Serás embajador o embajadora de la empresa en la que trabajas: las compañías con perfiles en LinkedIn siempre necesitan que sus equipos compartan los contenidos (Getty Images)
Serás embajador o embajadora de la empresa en la que trabajas: las compañías con perfiles en LinkedIn siempre necesitan que sus equipos compartan los contenidos (Getty Images)

1- Transformas tu pasión en una Marca Personal: cuando la desarrollas convenientemente, empiezas a ser referente en el sector, y, en consecuencia, además de seguirte, muchos querrán trabajar contigo.

2- Agregas valor a las personas: si compartes honestamente, ilustras, enseñas, explicas y transmites tu conocimiento, estarás un paso adelante que la mayoría que solamente se limita a poner un “like” o a compartir el contenido de los demás, sin siquiera agregar una línea de opinión propia. Hacerlo te ayudará a expandir tus fronteras profesionales.

3- Puedes ayudar a dar más visibilidad a causas e intereses personales para que lleguen a difundirse masivamente, compartiendo ese tipo de contenidos al aprovechar tu red de gran alcance.

4- Serás embajador o embajadora de la empresa en la que trabajas: las compañías con perfiles en LinkedIn siempre necesitan que sus equipos compartan los contenidos, debido a que el nivel de audiencia es mucho mayor en personas que en empresas, y el nivel de credibilidad que tiene cuando alguien comparte un contenido corporativo (llamado “endorsement”) tiene mayor percepción de credibilidad que lo que publica la compañía por sí misma.

Sabrás que vas bien porque te empezarán a consultar, te pedirán consejos, te convocarán para dar charlas (Getty Images)
Sabrás que vas bien porque te empezarán a consultar, te pedirán consejos, te convocarán para dar charlas (Getty Images)

5- Podrás generar y analizar el “sentiment” a tu gusto. Esta denominación es propia del mundo del marketing digital, y señala el análisis de lo que opinan, comentan y comparten las personas que te siguen. Generalmente puede ser positivo, negativo o neutro, aunque hay mucho más para analizar: por ejemplo, qué ideas se desprenden de las expresiones de quienes se nutren de tu contenido, y con qué intencionalidad. Frecuentemente, el ‘sentiment’ está asociado a emociones o sentimientos de todo tipo, positivas y de las otras. Un ejemplo de esto último son los haters con sus comentarios punzantes, que tampoco faltan en LinkedIn.

Lejos quedaron los años en que esta red era puramente un currículum online: hoy compite a la par de Instagram y cualquier otra forma de social media, complementariamente, aunque sigue siendo la principal a nivel laboral.

Ya sea que estés buscando trabajo, o que quieras reforzar tu perfil profesional haciendo un “reskilling” (rediseño, reinvención) o “upskilling” (subir de posición con nuevas competencias profesionales), esta red te ayudará a lograrlo desde la imagen en tu mercado, si te dedicas a consciencia y la trabajas consistentemente.

En base a mi experiencia te sugiero estas siete formas para lograrlo:

Ya sea que estés buscando trabajo, o que quieras reforzar tu perfil profesional esta red te ayudará a lograrlo desde la imagen en tu mercado (Getty Images)
Ya sea que estés buscando trabajo, o que quieras reforzar tu perfil profesional esta red te ayudará a lograrlo desde la imagen en tu mercado (Getty Images)

1) Crea contenido de valor, más allá de las tendencias. Hubo una época en que en LinkedIn se puso de moda hacer memes del estilo “Comenta con un corazón o con un pulgar arriba a qué edad empezaste a trabajar” o el del gato con expresión irónica. Incluso escribí hace más de una década un artículo sobre la proliferación de frases de motivación en sus contenidos. Esto fue consecuencia del traslado de contenidos nativos de otras redes hacia esta.

La primera sugerencia es que dediques al menos media hora por día, cinco veces a la semana, a crear tus textos y contenidos de valor. Escribe de lo que sabes, explica, traduce a lenguaje sencillo, y coloca los hashtags adecuados para que tus post sean mejor indexados por la plataforma. Si te familiarizas con el lenguaje SEO —Search Engine Optimization— (optimización para motores de búsqueda), mucho mejor. No te preocupes por eso: irás incorporándolo con la práctica. ¿No te sale bien escribir? Busca ayuda de alguien experto, que conozca de negocios y del lenguaje empresarial, para redactar textos, y luego corriges.

2) Completa tu perfil y actualiza continuamente la información. Como LinkedIn se está transformando, verás novedades prácticamente cada quince días. Por ejemplo, que además de tu foto pequeña arriba de tu nombre puedes colocar, allí mismo, un breve video para que te conozcan; o grabar tu nombre con tu voz, para quienes no sepan cómo se pronuncia.

Llama la atención del equipo de edición de contenidos. Hay varios boletines que circulan dentro de la red social que son preparados en España, México y San Pablo, como bases principales para los latinos   (Getty Images)
Llama la atención del equipo de edición de contenidos. Hay varios boletines que circulan dentro de la red social que son preparados en España, México y San Pablo, como bases principales para los latinos (Getty Images)

Esto significa que no sólo colocarás antecedentes profesionales, sino que realzarás aspectos profesionales en las secciones de descripción corta y larga, agregarás etiquetas de los temas que sueles tratar, y aprovecharás todos los recursos que te ofrece la red.

Por favor, no cometas el error de la mayoría, que se acuerdan de LinkedIn cuando pierden el empleo: mantente en actividad, puesto que empezar a rodar otra vez la rueda, luego de meses o años de silencio, te llevará al menos nueve meses.

3) Si publicas con regularidad, lograrás que muchos de tus contenidos se destaquen en LinkedIn. Este algoritmo aprecia que publiques en días y horarios fijos; no existe una información precisa, aunque tu reloj de la intuición te permitirá saber en qué momento puede haber más gente interesada en tu contenido. Y atención: no es sólo durante una jornada laboral estándar, sino que, por ejemplo, especialmente los sábados, y en menor grado los domingos, hay muchas visualizaciones: no “trabajes” tu LinkedIn sólo de lunes a viernes.

La primera sugerencia es que dediques al menos media hora por día, cinco veces a la semana, a crear tus textos y contenidos de valor (Getty Images)
La primera sugerencia es que dediques al menos media hora por día, cinco veces a la semana, a crear tus textos y contenidos de valor (Getty Images)

4) Llama la atención del equipo de edición de contenidos. Hay varios boletines que circulan dentro de la red social que son preparados en España, México y San Pablo, como bases principales para los latinos. Si colocas en posteos que sean interesantes la etiqueta #LinkedInArticulosLatam, tienes chances de que sean revisados y que, dependiendo del interés que les despierten, puedan agregarlos a dichos boletines. “¿Y para qué me sirve?”, te preguntarás. Te respondo que esa simple mención al pie de tu texto te ayudará a amplificar de manera exponencial la llegada, porque no sólo alcanzarás a tu red de contactos (y la gente que te sigue, sin ser lazos de primer grado), sino a todo el universo que se dirigen esos compilados.

5) Construye una marca personal coherente y sólida. Posiblemente el simple hecho de leer estas líneas ya te produce cierto temor, porque te parece mucho trabajo y no dispones del tiempo suficiente. Realmente sí, es trabajo, no lo voy a negar, aunque si lo haces bien, tu posicionamiento jamás será igual.

El currículum, actualmente, es un 50% de los antecedentes de aval de tu carrera; el otro 50% es tu marca, tu sello, tu impronta. Y qué mejor herramienta para utilizar que la comunicación. No sólo en redes, sino en toda ocasión. Por ejemplo, te recomiendo también hacer networking on y off line, y verás cómo, en poco tiempo pasarás de buen profesional a tener la consideración de una persona experta y referente en tu actividad. Eso sí: debes tener con qué, preparación, estudio, habilidades para comunicar.

El currículum, actualmente, es un 50% de los antecedentes de aval de tu carrera; el otro 50% es tu marca, tu sello, tu impronta  (Getty Images)
El currículum, actualmente, es un 50% de los antecedentes de aval de tu carrera; el otro 50% es tu marca, tu sello, tu impronta (Getty Images)

6) Define tu nicho. Te sugiero que conozcas con claridad a quién estarás comunicando. Por ejemplo, si deseas posicionarte en otro escalón profesional en vistas a futuras ofertas de empleo, podrías empezar a hacerlo directamente pensando en esa posición, y no la actual exclusivamente.

Estas preguntas te ayudarán a enfocar mejor tu “buyer persona” (cliente ideal) en LinkedIn, es decir, el público al que te dirigirás y que podrá interesarse en lo que les hablas a través de tu contenido: ¿Cuáles son los mayores retos de tu sector?, ¿Qué te gustaría que supiera más gente de tu sector?, ¿Qué innovaciones hay que poca gente conoce?, ¿Qué noticia de actualidad piensas que impactará en tu actividad?, ¿Hacia dónde va tu sector?, ¿Qué te gustaría haber sabido cuando empezaste a trabajar en tu sector?

7) Cuenta tu historia: el storytelling es lograr narrar con componentes emocionales algún aspecto de tu experiencia de vida profesional y personal, que puedas conectar con lo que deseas transmitir. Esta técnica permite que la gente se identifique contigo, se vea casi como en espejo, y te preste más atención. Por esto es muy relevante encontrar ese ‘sentiment’ apropiado al empezar esta tarea de posicionamiento para tener influencia. Descubre tu tono, las palabras, la forma de titular y de encarar lo que transmites.

Tu nombre aparecerá en la mesa de decisiones de tu sector, te participarán de negocios e incluso, podrás aumentar tu cotización en el mercado  (Getty Images)
Tu nombre aparecerá en la mesa de decisiones de tu sector, te participarán de negocios e incluso, podrás aumentar tu cotización en el mercado (Getty Images)

Te sugiero que busques autenticidad en todo momento. Aunque, como sabes, en LinkedIn también hay “stars” que se mueven en base a los números y cuántos likes cosechan sus post. Olvídate de eso, y enfócate en agregar valor. Lo demás llegará solo.

También te recomiendo que conectes con personas que ya estén en el lugar que tú anhelas: comenta sus posteos, envíales un mensaje, participa de sus eventos y establece redes que te permitan mostrar, no tu ansiedad, sino tu deseo ferviente de aportar valor a la comunidad. Luego, créeme, será solo cuestión de tiempo para empezar a ver resultados en tu perfil y en tu carrera.

Hace tiempo escribí un material sobre los indicadores (KPI) para medir el éxito de una marca personal, y quiero compartir algunos de ellos. Sabrás que vas bien porque te empezarán a consultar, te pedirán consejos, te convocarán para dar charlas, tu nombre aparecerá en la mesa de decisiones de tu sector, te participarán de negocios (debo reconocer que llueven propuestas de cualquier tipo), e incluso, podrás aumentar tu cotización en el mercado.

No necesitas forzarte, ni asociar tu marca personal con la arrogancia o la soberbia. Sólo se trata de aportar valor  (Gettyimages)
No necesitas forzarte, ni asociar tu marca personal con la arrogancia o la soberbia. Sólo se trata de aportar valor (Gettyimages)

Estos resultados no son magia: consisten, sencillamente, en sacarle brillo a todos los aspectos profesionales que tienes para destacarte y que, por algún motivo, estaban ocultos detrás de un velo que los hacía invisibles a la mirada de los demás.

No necesitas forzarte, ni asociar tu marca personal con la arrogancia o la soberbia. Sólo se trata de aportar valor. Y un aspecto más: no busques ser “famoso” en el sentido tradicional del término. La sugerencia es que te enfoques en ser alguien con prestigio, que perdura en el tiempo, te permite sembrar tu legado, y a la vez, cosechar logros más consistentes y congruentes.

* Daniel Colombo. Facilitador y Máster Coach Ejecutivo especializado en alta gerencia, profesionales y equipos; mentor y comunicador profesional; conferencista internacional; autor de 32 libros. LinkedIn Top Voice América Latina. Coach profesional certificado por ICF en su máximo nivel, Coach certificado y Miembro de John Maxwell Team.

SEGUIR LEYENDO

Las 3 enseñanzas que le dejó Steve Jobs a uno de sus colaboradores para tener éxito
Los 5 errores que harán que un currículum sea descartado y cómo corregirlos
Cuatro hábitos de liderazgo que mejoran la salud mental de los equipos de trabajo

Leave a Comment

Your email address will not be published.